Noticias

Develoop Software > Actualidad > Principales errores en el desarrollo de una app
31/12/2020

Principales errores en el desarrollo de una app

El desarrollo de aplicaciones se ha convertido en una excelente estrategia empresarial. Se trata, pues, de un recurso con muchas utilidades y beneficios, tanto para los clientes como para el propio negocio. Sin embargo, no basta con tener la idea y ponerla en marcha, también es necesario planificar estratégicamente cada paso.

Así pues, la clave para que una app tenga éxito es trabajar bien en su desarrollo. Por eso hoy, en Develoop Software, te contamos cuáles son los errores más comunes en la creación de aplicaciones y cómo puedes evitarlos para desarrollar el mejor programa.

¿Por qué es importante desarrollar bien una app?

Son muchas las razones para considerar el proceso de desarrollo de una app como la etapa más trascendental. Es en este primer momento cuando se gesta la idea y se establecen las bases del nuevo programa informático. Un error en este punto puede marcar el fracaso de la aplicación más allá de que se utilicen las mejores herramientas para crearla.

Desarrollar bien una aplicación no solo es importante, sino también necesario. Gracias a un buen trabajo es posible ahorrar tiempo, evitar pérdidas de dinero y fortalecer la imagen corporativa con un producto de calidad. Por eso, si tienes en mente crear una app para tu marca es fundamental que no pierdas de vista los principales errores. Conocerlos es la mejor manera de evitarlos y llevar adelante un desarrollo positivo.

¿Cuáles son los principales errores al crear una app?

A la hora de crear una app se pueden cometer diferentes errores. Si bien algunos de ellos pueden solucionarse durante el proceso de creación, hay otros que resultan irremediables una vez que la aplicación está en uso. Entre los principales fallos podemos destacar los siguientes:

Falta de planificación

Muchas veces la falta de planificación hace que se empiece a trabajar en el desarrollo de la app de manera incorrecta. Es fundamental evitar esto, pues afecta a la totalidad del proceso creativo. La clave está en pensar, por anticipado, cuáles son los objetivos del programa a crear, qué diseño se busca e incluso qué textos se pretenden utilizar. Sentar las bases de la futura app hace posible trabajar de un modo más organizado y claro.

Olvidar las actualizaciones y características básicas

Un error común al crear una app es querer replicar el sitio web. Esta es una gran equivocación, pues el fin de toda aplicación debe ser facilitar cierta acción para que el usuario pueda hacerla desde su teléfono móvil. Hay que agregar solo las funciones básicas y hacerlo de manera práctica, pero sin perder la esencia de la marca. Además, resulta clave pensar en las futuras actualizaciones. En ocasiones las aplicaciones se crean sin considerar que es necesario hacer cambios a futuro y, después, la falta de espacio en el dispositivo puede hacer que el usuario descarte su uso.

No pensar en la adaptabilidad y las plataformas

Hoy en día el usuario accede al contenido que le interesa desde diferentes dispositivos. Por eso es importante pensar, antes de crear una aplicación, en qué plataforma se pretende su uso, ya sea IOS o Android. Muchas veces esto no se toma en cuenta y después son necesarios cambios que afectan a todo el programa y suponen mayores costos. Así también, adaptar la aplicación para su uso en teléfonos móviles, Tablet u ordenadores garantiza un acceso fácil y sin problemas para cualquier usuario interesado.

Falta de testeo

Testear o probar una aplicación antes de lanzarla es imprescindible. Aunque suele ser algo habitual para la mayoría de los creadores de este tipo de programas, también es frecuente que el entusiasmo propio del lanzamiento conduzca a este fallo. Es muy importante hacer el testing de la aplicación no solo una, sino varias veces. Su funcionamiento debe ser perfecto, cómodo para el usuario y no debe presentar demoras en la velocidad de carga.

No dedicar el tiempo suficiente

El desarrollo de una aplicación móvil, como de cualquier otro programa informático, requiere de tiempo. Es necesario dedicar todo el que haga falta para que la app sea segura, ágil, efectiva y ofrezca exactamente lo que promete. El interés por lanzarla lo antes posible hace que, muchas veces, se cometa el fallo de pasar por alto aspectos importantes. Aunque lleve más tiempo del esperado resulta clave hacer las pruebas necesarias, perfeccionar cada componente y no perder de vista el objetivo final.

Olvidar las bases de cualquier aplicación

Más allá del fin específico todas las aplicaciones tienen elementos en común. Entre ellos se encuentran los iconos de inicio, retroceso o ayuda. A veces por querer innovar en el diseño se dejan de lado aspectos como estos que son tan conocidos e importantes para el usuario. Olvidar las bases de la app es un error que puede afectar la experiencia de uso y hacer que se descarte por el simple hecho de no ser práctica.

Prometer algo que no es

Es importante nunca prometer con la aplicación algo que no es real. Sus funcionalidades o elementos deben ser aclarados en la descripción de la tienda o sitio web. Promocionarla con características que no tiene solo hará que el usuario se sienta decepcionado y busque en otro lado aquello que falta. Además, es importante no añadir funcionalidades que no sirven de nada.

Duplicar algo existente

Es probable que, quizás, la idea para tu app ya exista. Lo importante, en este caso, es ofrecer algo original dentro de lo conocido; ya sea desde el lado práctico o con funcionalidades diferentes, la aplicación debe ser un soplo de aire fresco entre tantos programas. Duplicar una aplicación existente con apenas variaciones no tiene sentido alguno y la probabilidad de éxito no será muy grande.

Conocer estos errores antes de crear cualquier aplicación te permitirá desarrollar un programa de calidad y realmente útil para el usuario.